lunes, 20 de enero de 2014

Adiós chupete

El año en el que nuestros peques cumplen los 3 años (aunque más bien debería decir en la etapa de los 2 a los 3 años) es cuando dejan de ser bebé para hacerse niños o parecerse bastante...Por eso, en está epoca los niños dejan la cuna, dejan el pañal y dejan el chupete...Este año, voy a hablar sobre todos estos temas, contandoos la información que tengo al respecto, lo que nos ha ayudado y lo que no y, finalmente, os contaré nuestra experiencia.

Hoy voy a hablaros de la retirada del chupete. Los que me seguís por redes sociales puede que hayáis leido que afrontábamos el fin de semana con cierto miedo, pues ibamos a quitarle el chupete para siempre...En el fondo hasta me da pena pero creo que es algo que ya tocaba. El chupete es un buen aliado y para nosotros lo ha sido, si tuviera más hijos, volvería a tirar de chupete pero a los 3 años ya no es un buen compañero, ya que puede aumentar la ingesta de gases y no es beneficioso para la correcta formación del paladar y la mandíbula...Y además, hace que el peque hable menos o pronuncie fatal si habla con el chupe en la boca.

Vía Elembarazo.net

Consejos generales:  

Encontrar el momento idóneo: Por un lado debe estar preparado para prescindir de el chupete y por otro no debe ser demasiado mayor para que no sea una tortura abandonarlo


Hacer una retirada gradual: Empezar por no dejarselo todo el día, para poco a poco ir espaciando los momentos hasta que sólo sea compañero de siestas y noches. Quitar primero en la siesta y luego, por la noche

Reducir el número de chupetes: Lo mejor es que justo antes de la retirada definifiva sólo tenga un chupete o los que tenga sean exactamente iguales

Paciencia: Hemos de ser conscientes de que le estamos cambiando la rutina, y los primeros días es posible que le cueste más dormirse o se despierte más por la noche  

Contar siempre la misma historia: Aquí depende del pequeño y de vosotros, mucha gente recurre a se lo ha llevado el perro o el gato, otros montan la parafernalia para dárselo a un bebé o inclusio una fiesta de despedida en la que el propio niño acaba tirando el chupete a la basura. O una frase convincente que sabéis que el niño es capaz de entender  

Nueva rutina: Si veís que el niño lo lleva regular, podéis añadir un nuevo elemento a la rutina, sustituto del chupete: un peluche, una mantita

Refuerzo positivo: Cuando pregunte por el chupete, además de volver a contar la historia que habéis elegido podeís decirle que lo está haciendo muy bien, que es un mayor, que papá y mamá tampoco llevan chupete. E incluso podéis ponerle pegatinas o sellos como "premio".

Nosotros llevabamos una temporada dejándole solo el chupete para dormir y en algunos momentos de crisis, pero el empujón definitivo nos lo dió su seño quitándole el chupete en las siestas y tras un par de semanas durmiendo la siesta sin chupete decidimos que se había llegado el momento de culminar el proceso.

Lo de reducir el número de chupetes, es algo que nosostros no aplicamos (al final teniamos 2 o 3 en danza) y eso daba lugar a que cuando estábamos reduciendo tiempos de chupete y la niña preguntaba por él si yo le decía que lo tenía su profesora en la guardería, ella me contestaba (en su idioma...claro) que su profesora tenia el azul, que le diese el rosa...Si sólo tienes uno no hay tutía.

Nosotros no las hemos usado, pero en un niño con dificultades en comunicación y lenguaje, vienne muy bien que lo que le vayamos a hacer lo apoyemos con imágenes o pictográmas, dependiendo de lo que él entienda.

En nuestro caso hemos usado una frase y ha sido esta: "El chupete se ha roto y lo hemos tirado a la basura" ¿Por qué esta frase precisamente? Pues bien, dado que mi hija tiene unas dificultades añadidas en la comunicación, había que buscar algo que ella entendiera. Es verdad que en comprensión va muy bien pero la historia de que algún animal se lo había llevado implicaba bastante imaginación por su parte y no sabía si eso iba a valer...El hacerle una fiesta y que ella lo tirase o se lo diese a un bebé lo veía dificil proque es incapaz de ver sus chupetes sin meterselos a la boca. Así que, tenía que ser una frase simple y que ella entendise...Yo sabía que en clase hace poco vieron que los papeles se tiran a la basura o papelera y es algo que hacemos con los pañales sucios en casa, de hecho ella siempre que los vé recoge papeles y se va directa a la papalera, asi que sabía que eso lo iba a entender...También se que en clase habían visto el concepto de romperse algo, aunque también que a veces se pueden arreglar las cosas que se rompen...pero pensé que si se tiraba a la basura tendría que haber algún motivo...Asi que, después de su baño, el viernes por la noche la niña preguntó por su chupete y le expliqué lo que había pasado, al rato volvió a preguntar y se lo volví a explicar haciendole preguntas a ella para ver si había captado lo que había pasado y por sus respuestas quedaba claro que si. Y cuando llegó su padre le contamos a él lo que había pasado. Todo muy natural. Eso sí, después de esa "explicación" a papá no hemos vuelto a sacar el tema, bueno ella si...

Tengo que decir que le ha costado conciliar el sueño más de lo habitual (aunque a ella de por si le cuesta) y la madrugada pasada se despertó aunque no lo pidió (antes era un buen aliado para estos casos). Que tuvimos un momento crisis dónde lo pidió mucho y llorando pero aguantamos el tiron a base de brazos y mimos y que hasta hoy lo sigue pidiendo pero ya no lo pide enfadada si no con una mirada de picara como diciendo..."a ver si cuela" ( es lo que parece, la verdad).

Así que aunque no he tirado los chupetes por si acaso, creo que hemos superado este capítulo: ¡A por el siguiente!

6 comentarios:

  1. La mía nunca lo ha usado, así que aunque al principio me costaba calmarla ahora me va a quitar muchos quebraderos de cabeza ^^
    Un besote!
    Marialu

    ResponderEliminar
  2. Que bien que se lo haya tomado fenomenal, en unos días olvidado para siempre. Con Mencía usamos la táctica de que se lo había llevado el perro y fenomenal.

    ResponderEliminar
  3. La mayor lo usó hasta que ella misma lo tiró a la basura. La pequeña nunca ha querido. Con la mayor, era simplemente el momento.
    Me alegro por la tuya que haya ido bien!

    ResponderEliminar
  4. Me alegro q os haya ido tan bien! yo reconozco q soy una blanda y me daba mucha pena quitárselo al niño, ya que sólo lo usaba para dormir y no toda la noche, cuando estaba profundamente dormido se le caia de la boca y no se daba cuenta.
    El caso es q un día q íbmaos a comer donde mis padres, se empeñó en llevarlo, luego allí obviamente ni se acordó de él, mi madre me lo metió en la mochila, pero yo cuando lo pidió por la noche le dije q dónde lo había puesto...q él se lo había llevado de sus sitio del dormitorio...total, q se acordó q lo había llevado a casa de los abuelos y ya no había opción! como había sido por no hacerme caso...no podía protestar ;-)

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Enhorabuena!! Peque tiene 22 meses y hemos empezado a quitárselo poco a poco. Sólo lo usa para dormir y para las rabietas. Algunas siestas no lo usa, porque se duerme nada más acabar de comer. Pero la verdad que dar el paso de quitárselo por las noches me cuesta. Por el día lo pide a veces con mucha insistencia, pero más o menos aguantamos, pero la noche creo que nos va a dar más quebraderos de cabeza. Ya te contaré cuando llegue el momento.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo21/2/14 0:19

    Hola,
    primero de todo decir que he caído en este blog por casualidad y me encanta todo lo que escribes . Tengo un niño de 13 meses y muchas de tus entradas me enseñan algo!
    soy Odontopediatra, dentizta infantil, y la edad recomendada para retirar el chupete son los 18-24 meses. Mas tarde produce deformaciones oseas que solo se corrigen con aparatos de ortodoncia... os ahorrais un dinerillo al hacerlo cuando toca!

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante, cuéntanos que te ha parecido la entrada...