martes, 9 de mayo de 2017

¿Cómo gestionar el uso de pantallas en familia?



¿En familia? Pues sí, es inevitable, estamos en la era digital y nuestros hijos son nativos digitales (y casi que nosotros también) y por ello debemos aceptar este hecho y  ponernos manos a la obra desde que son bien pequeños para que ellos aprendan a hacer un uso adecuado de estos dispositivos desde el principio. 

¿Y cómo? Pues principalmente actuando de dos formas:
  • Activamente, poniendo filtros a los dispositivos y estableciendo normas de uso, y
  • Pasivamente, desde el ejemplo
¿Filtros? Sí. ¿Pero si siempre lo estoy vigilando, también? Si, y aquí te cuento las razones por las que poner un filtro y acotar el uso de  las pantallas de nuestra casa:
  1. Tu hijo puede acceder a contenido que por edad no le corresponde: violencia, sexo, etc… Por ejemplo: está viendo un video de dibujos en youtube pero la lista de sugerencias puede llevarle a contenido no deseado y esto puede hacerlo en cuestión de segundos
  2. En cualquier momento, por error, puede abrir el navegador y llegar a contenido para el que aún no está preparado o que puede afectarle negativamente
  3. Algunas app para niños llevan publicidad, lo cual puede hacer que tu hijo acceda al navegador y de ahí salte, de nuevo, a contenido no apto
  4. Si de pequeño tiene acceso total, en la adolescencia no puedes empezar a filtrar, porque parecerá que le estás tratando como a un niño pequeño, y eso los adolescentes lo odian. Mejor que tenga un filtro desde pequeño y conforme habléis ciertos temas y lo vayas viendo preparado le vayas relajando el filtro para que él cree su propio filtro con principios sólidos
  5. Igual que en el caso anterior, todo es cuestión de rutinas: Si están acostumbrados desde pequeños a hacer un uso consensuado y razonable de las pantallas: después de los deberes o de sus tareas en casa, los fines de semana, no más de un tiempo determinado, cuando esté en la edad conflictiva eso ya lo llevará de serie y será más fácil que acepte los límites, pues ya los tiene “rutinizados”

No debemos olvidar que los niños son imitadores natos y en eso cobra gran relevancia lo que ven en casa y por ello, creo que lo más importante es el ejemplo y por eso  tenemos que empezar desde ya. Siempre hablamos del tiempo de calidad con nuestros hijos pero con un móvil en la mano ese tiempo se ve mermado en calidad y nos estamos perdiendo muchas cosas que nunca volverán.

Entonces ¿Cómo ser un buen ejemplo?
  • Aparcar el móvil al llegar a casa y sobre todo en momentos de estar en familia: cena, comida, sobremesa
  • Evitar ir trasladando el móvil por toda la casa, que no nos vean el móvil ni en el bolsillo. De otra manera, les estamos dando el mensaje de que el móvil es muy importante y no debemos separarnos de él. Y el mensaje debe ser que es un medio muy útil que debemos saber usar, pero es secundario y del que se puede prescindir
  • Que nuestros hijos nos vean leer libros y no sólo el móvil o la tablet
  • Establecer tiempos y momentos con ellos teniendo el móvil bien lejos: bien sea la hora del cuento,  el momento de acompañarlos a la cama, mejoraremos nuestra comunicación y es importante crear rutinas así para el futuro
  • Buscar ocasiones para disfrutar todos juntos sin pantallas: En el parque, un paseo, una excursión el fin de semana, etc.
Y entonces ¿Cuándo consultar/contestar mensajes de RS, whatsapp, etc…? Cuando estén durmiendo o en el colegio y teniendo en cuenta a nuestra pareja para pasar también nosotros tiempo juntos sin pantallas.

Y vosotros ¿Cómo gestionáis el uso de pantallas en familia?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante, cuéntanos que te ha parecido la entrada...